Andrés Iniesta

Andrés Iniesta Pacheco, el albaceteño que pasó a la historia en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 marcaron un antes y un después en el Olimpismo, y también en el corazón de los españoles, que recuerdan estos JJ.OO con mucha emoción más de treinta años después. Unos Juegos que emocionaron a todo el mundo, pero especialmente a todo un país, que siguió pegado a la televisión, cómo se encendía la llama olímpica lanzada por un arquero. Una cita marcará para siempre en la retina de los albaceteños, que vieron como uno de sus paisanos llegaba por primera vez a unos Juegos Olímpicos. El luchador albaceteño Andrés Iniesta Pacheco fue el primer deportista que representó a la capital albaceteña en unos JJ.OO. Todo un hito que se repetirá este próximo verano con la gimnasta albaceteña Noemí Romero, que será la primera mujer albaceteña que compita en unos JJ.OO.

Regresando a aquel momento icónico en el que el arquero Antonio Rebollo disparaba la llama olímpica con sus flechas, iniciando así unos Juegos Olímpicos en casa para la delegación española, que arropada por sus aficionados, vivieron en un estado de felicidad inmensa durante la duración de los JJ.OO más especiales que vivió España. En aquellos días, fuimos testigos de la medalla de plata de Carolina Pascual en rítmica, de los oros de Fermín Cacho y Daniel Plaza en atletismo, del triunfo de Almudena Muñoz y Miriam Blasco en Judo y de un sinfín de medallas de la delegación española, que consiguió en casa 22 metales.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 han quedado marcados en la memoria colectiva de un país, y por supuesto, de los albaceteños, muy especialmente en uno de ellos, Andrés Iniesta Pacheco, que con 21 años se enfrentaba a sus primeros Juegos Olímpicos en lucha libre, convirtiéndose en el primer albaceteño que llegaba hasta unos JJ.OO. Todo un orgullo para una ciudad que fue testigo de cómo uno de los suyos situaba a Albacete en el mapa del Olimpismo español.

A tan solo unos meses de los JJ.OO de París, Andrés Iniesta pasa el relevo a la gimnasta de trampolín Noemí Romero, que se convertirá en la primera mujer albaceteña que repite la hazaña de Andrés. Una gimnasta a la que Albacete espera ver volar sobre los cielos parisinos este próximo verano, ya que hace tan solo unas semanas consiguió el billete olímpico.

Andrés Iniesta Pacheco cuenta con un palmarés admirable. Con tan solo 21 años se convirtió en el primer albaceteño en llegar a la cuna del Olimpismo. Noveno en el Campeonato de Europa, Sexto en los Juegos Mediterráneos y 8 veces Campeón de España son solo algunos de sus éxitos, además de un sinfín de triunfos en campeonatos internacionales, y de su decimocuarta posición en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

De Albacete a los Juegos Olímpicos de Barcelona 92

Este albaceteño empezó con la lucha libre con trece años, “lo cual quiere decir que si fui a los Juegos Olímpicos con 21 años, aprendí y me desarrollé con mucha velocidad”, tal y como Andrés Iniesta Pacheco explica a El Digital de Albacete. Unos inicios muy marcados por su familia, grandes deportistas y amantes del atletismo, que han impulsado a este albaceteño a perseguir sus sueños, que lo llevaron hasta la ciudad condal.

Andrés Iniesta llegó al Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat cuando aún era junior, con apenas 17 años. “Fui a la selección cuatro años después de empezar con este deporte”, recuerda el albaceteño, que añade que antes “había practicado halterofilia y algo de atletismo”. Andrés lleva el deporte en la sangre, ya que toda su familia siempre ha sido muy deportista. Sus padres se animaron con el atletismo con 35 años y acabaron corriendo maratones y consiguiendo resultados brutales. Si hubiesen empezado antes no sé hasta dónde podrían haber llegado”, manifiesta el luchador de Albacete. La familia de Andrés ha sido todo un apoyo para él durante su carrera deportiva, algo que sigue agradeciendo más de treinta años después. Cada uno de los triunfos de este albaceteño, siempre han estado dedicados a su familia, que ha supuesto un pilar fundamental del que el luchador de Albacete se muestra muy orgulloso.

Con 17 años, Andrés Iniesta ya llevaba varios Campeonatos de España a las espaldas, y pisaba por primera vez el CAR, con “vistas a los Juegos de Atlanta 96 y Sydney 2000”, explica el luchador. Generalmente, “los hombres alcanzamos la máxima potencia de fuerza a los 28 o 30 años”, explica el albaceteño, que manifiesta que la intención no era llegar a Barcelona 92, ya que “nos faltaban años de experiencia, y no la íbamos a tener”.

La vida da muchas vueltas, y con mucho esfuerzo y dedicación, la carrera deportiva de Andrés Iniesta Pacheco lo llevó hasta los Juegos Olímpicos de Barcelona contra todo pronóstico, rompiendo las previsiones y los límites. Para ello, “tuve que aplazar el servicio militar y tuve un parón tras los JJ.OO para hacer la mili”, recuerda el albaceteño.

El fuego olímpico

Los Juegos Olímpicos son un evento masivo que conecta millones de televisores alrededor del mundo para disfrutar de los mejores deportistas en una cita única, con un ‘algo’ especial, que hace saber a los deportistas que no es una competición más, sino que son unos Juegos Olímpicos, que representan el cielo de los deportistas.

“Los Juegos Olímpicos son alucinantes en cualquier sitio, pero en España fueron brutales”, recuerda el albaceteño, que vivió en primera persona lo grandioso de los JJ.OO de Barcelona 92. Además de vivir la competición desde el corazón de los Juegos, Andrés Iniesta tuvo un encargo muy especial.

La antorcha olímpica llega a manos de deportistas hasta la ciudad que acoge cada edición de los Juegos Olímpicos. Un viaje muy especial, en el que la llama olímpica dio la vuelta al mundo. Andrés Iniesta Pacheco pudo recoger esta antorcha y hacer uno de los relevos para continuar con su viaje hasta la ciudad condal. “Cogí la antorcha desde Sagunto, que es la ciudad donde vivo, fue una experiencia añadida”, manifiesta el albaceteño, que asegura que “si una experiencia olímpica se puede vivir todavía más intensamente, es con esto”. “Haber llevado la antorcha olímpica, que pasó por toda España, y hacer uno de los relevos, fue una experiencia que me guardo para siempre” asegura emocionado el luchador, más de tres décadas después de aquel momento. Iniesta Pacheco recuerda los Juegos de Barcelona con “muchas novedades”, y asegura que “solo sería posible volver a vivir unos JJ.OO tan intensos si fuesen en España otra vez”. 

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, un antes y un después en el Olimpismo

Uno de los momentos que quedan para siempre marcados en los deportistas es la ceremonia inaugural, donde atletas de todo el mundo se unen para dar el pistoletazo de salida a los Juegos Olímpicos. “Lo que es el desfile en sí, es una fiesta con todos los países, es algo que no se puede explicar con palabras”, recuerda el luchador a El Digital de Albacete.

Sobre la competición, Andrés Iniesta Pacheco acabó en la decimocuarta posición, tras un sorteo muy duro, tal y como recuerda el luchador albaceteño, que manifiesta que “tuve muy mala suerte con el sorteo”. “Me tocó la primera vez con el vigente Campeón de Europa, y la segunda con el que era el actual Campeón del Mundo”, recuerda el deportista albaceteño, que con tan solo 21 años se convirtió en el primer albaceteño en llegar a unos Juegos Olímpicos.

Treinta años más tarde, Andrés Iniesta sigue sintiendo gratitud ante las personas que lo acompañaron en su carrera deportiva, especialmente con quien fue su entrenador, Arturo González, que falleció hace tres años. “Me siento muy agradecido con todos los entrenadores y técnicos que me enseñaron tantas cosas durante mi carrera deportiva, especialmente con Arturo”, manifiesta el albaceteño, que consiguió llegar de la mano de su entrenador hasta los JJ.OO de Barcelona. 

El equipo de Barcelona, disuelto

Tras tocar el cielo olímpico, Iniesta Pacheco tuvo que hacer un parón para realizar el servicio militar obligatorio. “Cuando tenía que volver a Sant Cugat me dijeron que no fuese porque igual se disolvía el equipo”, recuerda el albaceteño, que señala que “se echó a perder todo lo que se había invertido en nosotros”.

Tras la disolución del equipo por falta de recursos, que no de potencial, el luchador de Albacete comenzó su trayectoria laboral en el ámbito del mantenimiento industrial. “El trabajo me impedía entrenar lo suficiente como para estar en el nivel óptimo”, manifiesta Andrés a El Digital de Albacete.

Después de los Juegos Olímpicos, el luchador albaceteño continuó entrenando y compitiendo, compaginando con el trabajo y sacando tiempo para el gimnasio. Finalmente, en el año 1995, Iniesta Pacheco se enfrentó al que fue su último Campeonato de España, que puso punto y final a su carrera deportiva, que marcó para siempre el deporte español y albaceteño.

Pequeños pasos que siguen los del luchador albaceteño

Con los años, Andrés Iniesta formó una familia y sus dos pequeñas le siguieron los pasos. “Me dijeron que querían hacer lucha y las apunté. Estuvieron unos años entrenando y consiguieron varias medallas en Campeonatos de España”, explica el luchador olímpico. Además, Iniesta Pacheco también ayuda a los clubs que tiene alrededor en los entrenamientos con los pequeños siempre que puede, para aportar su granito de arena y servir de referente a las nuevas generaciones, que tienen el privilegio de entrenar ante uno de los luchadores olímpicos al que admiran.

En apenas unos meses, la gimnasta albaceteña Noemí Romero tomará el relevó olímpico de Andrés Iniesta Pacheco, en los Juegos Olímpicos de París 2024. El luchador albaceteño muestra “mi apoyo a todos los deportistas castellano manchegos olímpicos y paralímpicos”, y como mayor consejo recomienda “quitarse los nervios y la presión». Si lo das todo, hay que estar orgulloso”.

Hace más de tres décadas de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, aunque la llama sigue viva en los corazones de los deportistas y de los españoles, que vivieron largas jornadas siguiendo el minuto a minuto de los Juegos Olímpicos. Un hito que con el paso del tiempo no ha quedado en el olvido, gracias a personas como Andrés, que mantienen vivo el espíritu de aquella llama olímpica.

INFORMACIÓN Y FOTOGRAFÍAS EXTRAIDAS DE «EL DIGITAL DE ALBACETE«

Artículo: Noelia López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Club lluita Camp de Morvedre.
  • Finalidad: Resolver las dudas planteadas.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
  • Derechos: Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a lluitacmorvedre@yahoo.es.
  • Encontrarás más información en nuestra política de privacidad.

Traductor »
Scroll al inicio